CONTRA QUIENES PUEDES DENUNCIAR 

No es necesario que estés casada con el agresor; puedes denunciar: 

  • A tu cónyuge o ex cónyuge
  • Padre de un hijo en común
  • Conviviente actual o ex conviviente
  • Cualquiera de tus ascendientes (padre, abuelos) y descendientes (hijos, nietos) 
  • Cualquiera de tus parientes en línea colateral hasta el tercer grado (hermanos, tíos, primos)
  • A quien ejerza los cuidados de una persona menor de edad 
  • A quien ejerza los cuidados de una persona adulta mayor 
  • A quien ejerza los cuidados de una persona con discapacidad o que se encuentre en relación de dependencia respecto de algún miembro familiar. 

Como se ve, la lista es amplia. No obstante, no se puede denunciar a un “pololo” o “novio” o cualquier otra relación informal. Esta es una falla de nuestro sistema legal, ya que bien conocemos la existencia de violencia en el pololeo. 

DONDE REALIZAR LA DENUNCIA 

El lugar en que se realiza la denuncia es primordial, ya que de ello dependerá la rapidez con la que se procese y la seguridad que puedan otorgar. En nuestra experiencia defendiendo mujeres en situación de violencia, los lugares de preferencia son en el siguiente orden: 

  1. Tribunales de familia de tu comuna: Este es el lugar ideal ya que los tribunales de familia tienen la posibilidad de hacer pasar a una audiencia inmediata, lo que te permitirá solicitar medidas cautelares.

    ¿Cómo denunciar? Puedes hacerlo a través de la plataforma “trámite fácil” que se encuentra en el poder judicial; o dirigirte a las dependencias del tribunal de familia que corresponda a tu comuna.

    Si eliges esta segunda opción, debes llevar tu cédula de identidad o pasaporte a mano, especificas en la entrada que necesitas realizar una “denuncia por violencia intrafamiliar” y te harán pasar al área del tribunal destinada para ello. Una vez allí, asegúrate de solicitar medidas cautelares.
  2. Fiscalía: A pesar de no tener la potestad de dictar medidas cautelares, cuenta con funcionarios aptos para tomar la denuncia. Puedes recurrir a la fiscalía que corresponda a tu territorio jurisdiccional.
  3. Carabineros: Si bien parece la opción más obvia, en nuestra experiencia la institución de carabineros demora demasiado en procesar y subir las denuncias que se efectúan, lo que no garantiza seguridad ante la situación de emergencia que es la violencia intrafamiliar. 


Tampoco tienen la potestad de dictar medidas cautelares, habitualmente no cuentan con funcionarios capacitados para tomar la denuncia y es posible que no remuevan al agresor del lugar. 

MEDIDAS CAUTELARES  

Estas medidas son concedidas a la víctima por los tribunales de familia y deben solicitarse al momento de denunciar o en cualquier otra etapa del proceso judicial por violencia intrafamiliar.
 

La Ley 20.066 sobre violencia intrafamiliar estipula en su artículo 7 que pueden dictarse medidas cautelares ante la existencia de una situación de riesgo inminente para una o más personas de sufrir un maltrato constitutivo de violencia intrafamiliar, aun cuando éste no se haya llevado a cabo. La ley además presume la existencia de este riesgo inminente cuando se den una o más de las siguientes circunstancias: 

  • Intimidación de causar daño por parte del ofensor
  • Drogadicción o alcoholismo
  • Una o más denuncias por violencia intrafamiliar
  • Condena previa por violencia intrafamiliar
  • Procesos pendientes o condenas previas por crimen o simple delito contra las personas
  • Antecedentes psiquiátricos o psicológicos que denoten características de personalidad violenta
  • Cuando el denunciado oponga, de manera violenta, su negativa a aceptar el término de una relación afectiva

¿Qué medidas cautelares puedes solicitar? 

Los tribunales se encuentran facultados para decretar, incluso al momento de la denuncia, las medidas cautelares estipuladas en el artículo 92 de la ley 19.968. No obstante, las medidas cautelares más solicitadas al momento de la denuncia- y que suelen lidiar con la urgencia del conflicto de violencia intrafamiliar- son las siguientes: 

  • Prohibición de acercamiento a la víctima y al hogar común, lugar de estudios o cualquier otro lugar que visite habitualmente

    Si ambos trabajan en el mismo lugar, el empleador debe adoptar las medidas de resguardo necesarias.
  • Asegurar la entrega material de los efectos personales de la víctima
  • Fijar alimentos provisorios (referente a la pensión de alimentos en el caso de que existan hijos o hijas en común)
  • Determinar un régimen provisorio de cuidados (es decir, otorgarle a la víctima el cuidado personal del hijo o hija en común) y fijar una relación directa y regular entre progenitor e hijos y/o hijas

Las mujeres tienen derecho a vivir una vida libre de violencia y es el deber del estado protegerlas y asegurar este derecho. Si estás sufriendo violencia de género y necesitas orientación, no dudes en contactarnos, podemos orientarte durante este proceso. Esta pequeña guía está diseñada para darte toda la información que necesitas a la hora de denunciar de forma eficaz y segura. 

¡Todas las mujeres contra todas las violencias!